1 de octubre de 2015

...poniendo tiempo a su alma

...pusimos alma a su tiempo

El recital en recuerdo a Ernesto López no necesitó ser fotografiado. Todo se quedó en la retina de los asistentes, en las membranas de sus oídos, afinándose para recibir los versos del poeta ausente. Fue un homenaje solemne, donde la imagen era accesoria. Lo importante fue la palabra poética de Ernesto. También hubo sonrisas recordando anécdotas a su lado. Y lo impresionante de la participación, la entrega de aquellos poeKas que no han llegado a conocerle, tal vez, solo una presentación efímera en su última aparición por el Centro Cultural Paco Rabal, pero a través de nosotros, más veteranos en la tertulia y sobre todo, a través de sus poemas, que han elegido y preparado, parece que convivieron con él desde las primeras reuniones, allá por el año 2007, tardes de poesía aquellas muy familiares.
Se palpaba la emoción y la admiración hacia esta persona entrañable y tuvimos la suerte de contar con la voz serena de su mujer, Rosa Casquero, que nos deleitó con algunos poemas muy recientes, de sus últimos momentos enfrentándose a la enfermedad.
Por orden de actuación, cada uno de los 19 asistentes cedimos nuestra voz al momento de la siguiente manera:

·       Cristina Santa Ana ha preparado unas palabras en prosa, escritas a mano para Ernesto, que le regala a Rosa Casquero, su esposa.
·       Carmeli y unos primos de Ernesto vienen a despedirse de él a la manera que a él le hubiese gustado, a la manera poética.  
·       Rosa nos ha traído en una carpeta marrón un buen manojo de poemas y elige varios para nosotros. La pena la ha empequeñecido, pero mantiene su voz tranquila y melodiosa, esa que tantas otras veces nos han regalado con poemas de muchos autores clásicos en nuestra tertulia.

En este día, de Ernesto sus “Pasos cansados” nos revelan cómo se sintió presintiendo su final:
Pienso
y la música me calma.
Tocó mi cuerpo el ocaso
poniendo tiempo a mi alma

·       Elena González lee su poema reciente “Mare Nostrum”.
·       Julián, primero nos pone un audio que Martín le ha enviado donde recita el poema de Ernesto “El silencio”; después nos lee un poema que hizo a medias con Ernesto, una tarde en el Café Gijón.
·       Concha lee “Cuando se enfríe el sol”. Ella no llegó a conocer a Ernesto, pero ha buscado en las entrañas de su blog y ha encontrado este bello poema.
·       Julio Moral viene por primera vez y nos recita versos memorables de Bécquer. Tiene interés por la poesía, aunque no escribe. Le agradecemos sus intenciones de ser escuchador y damos la bienvenida.
·       Juliana lee un pequeño poema de ella y otro de Ernesto de los recién llegados “Cuando muera el alba”
Querré sentir pronto
cómo, en un instante,
se paga la luz,
que tanto me hiere.

·       Elena Moratalla le ha escrito un poema titulado “Un poeta no muere” y también de Ernesto recita “La sirena”
·       Alberto Yago nos refresca el poema social  “Navidad marinera” que ya Ernesto nos leyó en otra tertulia y de si mismo recita: “La noche más eterna”, donde confiesa …mi presencia es la marea.
·       Alba no lee poemas, pero sus palabras son profundas. Se une a nuestro dolor y aunque no conoció a Ernesto en persona, ahora le está conociendo y es un privilegio para ella.
·       José Antonio lee “La galga” dramático poema, donde alcanza el mismo tono que Ernesto. Rosa nos cuenta el hecho real que lo inspiró: estuvieron en una casa rural donde tenían a una galga atada a una cuerda corta. Amaneció con su cachorro recién parido y muerto. Cuando se marchaban, la perrita se quería ir con ellos y se metió en el coche para que se la llevaran de aquellos dueños inhumanos. Para compensar este drama, también nos lee un poema suyo cargado de pasión amorosa “Dejar de mirarte”
·       Julia, actriz, amiga de PoeKas a través de Cristina y actual directora del grupo de teatro del CC Paco Rabal Nosotras mismas se enteró de este acto y ha querido asistir en memoria de Ernesto, que si conoció.
·       Teresa se preparó el titulado “Viviendo sueños” de Ernesto López y nos recitó el suyo “Tu presencia”.
·       Maribel dedicó su poema escrito para nuestro amigo y cedió la lectura del de Ernesto a Rosa
·       Antonio Pérez, nuevo tertuliano, que nos ha encontrado en Internet y se ha paseado por nuestro blog, es vallecano y le gusta escribir, así pues, se alegra de haber encontrado el lugar idóneo.  También nos dice que le ha gustado mucho escuchar los poemas de un autor que no conocía y se ha sentido muy a gusto de conocerle a través de sus letras.
·       Sebastián Garrocho es uno de nuestros habituales escuchadores de poesía. Esta tarde Cristina le ha pedido que lea el poema de Ernesto “En Gredos” y en recuerdo a este amigo habitual de la Tertulia, lo lee.
·       Para finalizar el emotivo homenaje, le pedimos a Rosa que lo despida con el último poema y elije, tal vez sin pretenderlo, uno dedicado a ella y al amor que el poeta le profesaba.  

Crecí por un momento y toqué el cielo
allí se hacía intenso tu perfume
cerré los ojos, antes que inundase
mi pensar, y quedé dormido en ti


video
De los ausentes, decir que Martín,  Sebastián Galán, Yoli López Y José María Barbot, también se han sumado a este encuentro a distancia.

2 comentarios:

KONCHA MORALES dijo...

¡¡Bravoooo. Por Ernesto y sus poeKas!!

José Antonio dijo...

Con tan buena gente, no es difícil hacer un buen grupo. ¡PoeKas for Ever!